miércoles, 18 de noviembre de 2009

DESNUTRICIÓN ADULTA


Cuando uno llega a cierta edad pierde el interés por algunas cosas: descuida su aspecto, se convierte en solitario y huraño, se hace sedentario, sólo habla de sus achaques, se convierte en el pesimista eterno, se considera un parásito social, un estorbo. La vida sigue. No hay que permanecer esperando a la muerte, a ver si aparece al doblar la esquina. La mente debe permanecer activa, hay que relacionarse, comunicarse, dejarse ver. Hablar, reír mucho.


Elevados costos económicos y sociales, aumento de la mortalidad, estadías hospitalarias más largas, mayores riesgos en la salud y disminución de la calidad de vida, son algunas de las complicaciones asociadas con la desnutrición. A pesar del beneficio, de su diagnóstico y tratamiento a tiempo, se estima que una gran cantidad de pacientes desnutridos están sub-diagnosticados y sub-tratados. La périda de peso sin razón no debe percibirse como una parte inevitable del proceso de envejecimiento. Por lo tanto, el obejtivo será educar y generar conciencia sobre este estado nutricional que impacta significativamente en la salud y la calidad de vida de las personas.

Si bien el proceso de envejecimiento no es causa de desnutrición en sí mismo, es más prevalente en la población anciana. Dentro de este grupo etario la ingesta de alimentos y el propio estado nutricional, tienen suma influencia en factores sociales, económicos y clínicos. Los pacientes son más vulnerables, que otros a presentar síntomas de desnutrición, entre ellos: población de pacientes hospitalizados, pacientes con trastornos neurológicos y pacientes que padecen de cáncer. La desnutricón se va manifestando en forma gradual, lo que puede conducir a la mortalidad, a la progesión de determinadas enfermedades preexistentes, aumento de complicaciones, peor cicatrización de las heridas, predisposición a infecciones, reducción de fuerza, y disminuir la calidad de vida. Junto a las consecuencias clínicas y físicas, las consecuencias sociales y psicológicas también se hacen evidentes, entre ellas: depresión, disminución de interés en las interrelaciones sociales y cambios en el estado de ánimo.


10 MANDAMIENTOS PARA UNA VEJEZ FELIZ:
  1. Cuidarás tu presentación todos los días. Vístete bien, arréglate como si fueras a una fiesta. Qué más fiesta que la vida.
  2. No te encerrarás en tu casa ni en tu habitación. Nada de jugar al enclaustrado o al preso voluntario. Saldrás a la calle y al campo de paseo. El agua estancada se pudre y la máquina inmóvil se enmohece.
  3. Amarás al ejercicio físico como a ti mismo. Un rato de gimnasio, una caminata razonable dentro o fuera de casa. Contra inercia, diligencia.
  4. Evitarás actividades y gestos de viejo derrumbado. La cabeza gacha, la espalda encorvada, los pies arrastrándose. ¡NO! Que la gente diga un piropo cuando pasas.
  5. No hablarás de tu vejez ni te quejarás de tus achaques. Con ello, acabarás por creerte más viejo y más enfermo de lo que en realidad estás. Y te harán el vacío. Nadie quiere estar oyendo historias de hospital. Deja de autollamarte viejo y considerarte enfermo.
  6. Cultivarás el optimismo sobre todas las cosas. Al mal tiempo buena cara. Sé positivo en los juicios, ten buen humor en las palabras, se alegre de rostro, amable en los ademanes. Se tiene la edad que se ejerce. La vejez no es cuestión de años sino un estado de ánimo.
  7. Serás útil a ti mismo y a los demás. No eres un parásito ni una rama desgajada voluntariamente del árbol de la vida. Bástate hasta donde sea posible y ayuda. Ayuda con una sonrisa, con un consejo, un servicio.
  8. Trabajarás con tus manos y tu mente. El trabajo es la terapia infalible. Cualquier actitud laboral, intelectual, artística… Medicinas para todos los males, la bendición del trabajo.
  9. Mantendrás vivas y cordiales las relaciones humanas. Desde luego que las que anudan dentro del hogar, integrándose a todos los miembros de la familia. Ahí tienes la oportunidad de convivir con todas las edades, niños, jóvenes y adultos, el perfecto muestrario de la vida. Luego ensancharás el corazón a los más amigos, con tal que los amigos no sean exclusivamente viejos como tú. Huye del bazar antigüedades.
  10. No pensarás que todo tiempo pasado fue mejor. Deja de estar condenando a tu mundo y maldiciendo tu momento. Alégrate de que ser parte del mismo y poder ver muchas cosas lindas y nuevas.
(fuente consultada batiburrillo)

La evaluación rápida y sencilla, permite identificar pacientes en riesgo de desnutrición con el principal objetivo de desarrollar un plan de tratamiento adecuado. Se deberá reforzar aquellos que contengan más energía y proteínas. También los suplementos orales y la alimentación por sonda constituyen alternativas recomendables que han demostrado ser efectivas en el mejora del e4stado de los pacientes que así lo requieran.

Un estado nutricional adecuado permite, atenuar la pérdida de peso, bajar la mortalidad, reducir el período de hospitalización, mejorar la movilidad, la función física y la función inmunológica, bajar la incidencia de infecciones y tasa de complicaciones, reducir el riesgo de desarrollo de úlceras por presión, mejorar la cicatrización de heridas y mejorar la salud física y mental, entre otros beneficios.

Recomendación: mantener una ingesta adecuada de alimentos con alta calidad nutritiva, hacer hincapié más en ese aspecto que en la cantidad. Abarcar todos los grupos alimenticios, como así también mantener la proporcionalidad de acuerdo a la pirámide nutricional. Acentuar aquellos alimentos necesarios o disminuir, según el caso de tener alguna afecciones que así lo requiera. Recuperar el equilibrio tanto físico, psíquico y mental. No autoaislarse, compartir, caminar, realizar actividades deportivas adecuadas, leer, conversar, mantener interés por la vida, y no preocuparse tanto por la muerte. Disfrutar de todo, reuniones, fiestas, amigos, familia, etc. etc. No olvidar que la vida es una sola y hay que vivir bien, a pleno y ante todo mentalidad positiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada